viernes, 28 de junio de 2024

HASTA SIEMPRE IGNACIA

Mujeres y Teología de Zaragoza le debe a Ignacia, ser una de las mujeres que trajeron de las compañeras de Madrid, el encargo de crear el grupo de Mujeres y Teología en Zaragoza.

 Este año cumplimos 30 años caminando juntas.

 Gracias Ignacia. 

Grande tu vida de servicio. 

Grande tu testimonio.


Esta imagen eres tu: apasionada de los libros, impulsora de proyectos, feminista cristiana convencida, amante de América Latina. 

Gracias Encarna por tener la sensibilidad de prepararla.

DEP Ignacia González Martínez


Compartimos un texto del Evangelio de Marcos. Mc 16,1-4

Lo hemos leído dos compañeras en la celebración de despedida y de agradecimiento por su vida.


El sábado, María Magdalena, María la madre de Santiago, y Salomé, compraron ungüentos y esencias para perfumar el cuerpo de Jesús. Y el primer día de la semana fueron al sepulcro muy temprano, apenas salido el sol, diciéndose unas a otras: — ¿Quién nos quitará la piedra de la entrada del sepulcro?


Unos ojos abiertos, siempre abiertos.

Una vida disponible para dejar que la realidad la interpelara.

Unas manos dispuestas a ungir y abrir sepulcros.

Ignacia, tú te preguntabas ¿quién nos quitará la piedra?

El camino recorrido de tu vida nos da la respuesta.

Corriste la piedra la piedra y te encontraste con personas obreras sepultadas por la precarización.

Corriste la piedra y el Barrio de la Paz se asomó a la luz y con ellos y ellas te hiciste Barrio, te hiciste PALABRA que tercamente la fuiste gritando proféticamente.

Corriste la Piedra y te empeñaste en que las personas del Psiquiátrico tuvieran vida en dignidad, al igual que tú madre.

Corriste la piedra y abriste unos ojos grandes ante niños y niñas que necesitaban acompañamiento y les abriste tu casa a un niño y a una niña.

Tu ser discípula de Jesús de Nazaret te instó a concretarlo en una comunidad cristiana y te uniste a la comunidad de Torrero. 

Y…..

Había que seguir abriendo los ojos. Tu mirada se centró en las desigualdades que las mujeres vivían al interior de la Iglesia Católica. La piedra era gorda, pero la moviste. ¡Y tanto que la moviste!, junto a Carmen Ramón, Nieves Sienes, Nieves Escalada, Pilar Allué, Encarna García, Asun Minguez, Teresa Pascual, Rosa Basarte, Mabel y Pili Añón. Juntas iniciasteis hace 30 años Mujeres y Teología de Zaragoza, referente del cristianismo feminista en nuestro país.

Gracias porque otras podemos seguir tu legado.

Ignacia nos queremos apropiar de tu humildad para que acompañe nuestro camino. ¿Nos dejas? por favor...

Que tu rasmia aragonesa y tesón anime nuestras vidas.

Que tu acogida fortalezca nuestra sensibilidad.

Que los cuidados que tu ofreciste a la gente que estuvo a tu lado nos animen siempre a ponerlos en el centro de la vida.

Siempre recordaremos que somos cristianas feministas porque tú, junto a otras mujeres tuvisteis la osadía de correr la piedra y apasionarnos por un discipulado en igualdad. 

NOSOTRAS SOMOS PORQUE VOSOTRAS FUISTEIS. AMEN

DIA DEL ORGULLO DE SER PERSONA


 

jueves, 20 de junio de 2024

Incluir la plena igualdad de las mujeres en el Sinodo sobre la Sinodalidad (CWC)


Incluir la plena igualdad de las Mujeres en el Sínodo sobre la Sinodalidad, 

 octubre 2024 

Querido hermano Francisco, 

La exclusión de las mujeres de la ordenación eclesiástica (canon 1024); del gobierno 

de la Iglesia (cc.129 y 274§1), y de la predicación de la homilía (c.767§1) es 

discriminatoria, contraria a la inclusión de todas y todos por parte de Jesús, y priva a la 

Iglesia de los beneficios de la diversidad de género y del equilibrio en el liderazgo. 


Todas y todos han recibido el mismo Bautismo, el mismo Espíritu y la misma vocación. 

La exclusión de las mujeres para responder a esa Llamada es hiriente para la dignidad 

de la mujer e inaceptable en el siglo XXI. 


Usted ha llamado con razón a la Iglesia a Caminar juntos en Comunión, Participación 

y Misión. Sin embargo, si se sigue manteniendo a las mujeres en una posición infantil, 

nunca podrán esperar formar parte de una Iglesia sinodal en la que estén en comunión 

y participen por igual en la misión. Una Iglesia sinodal requiere un cambio en las 

estructuras donde las mujeres participen por igual en la toma de decisiones, no sólo

en los procesos de toma de decisiones. 


Entendemos que el tema "mujeres diáconisas" ha sido asignado a uno de los 10 grupos 

de estudio que informarán en 2025. Pedimos transparencia sobre los grupos de trabajo 

del sínodo, sus miembros y sus mandatos. Somos conscientes de la abundancia de 

estudios, investigaciones, historia, etc., que apoyan la restauración de las mujeres 

diáconisas y, por lo tanto, nos preguntamos por qué siguen dando largas a este asunto. 


El papel de la mujer es clave en el proceso sinodal y debería debatirse en su conjunto 

y no dividirse en mujeres diáconisas, mujeres en la toma de decisiones, mujeres que 

necesitan cuidados, etc. Ignorar la cuestión de la igualdad de las mujeres, lo que 

significa su acceso a la ordenación sacerdotal, es excluir a las mujeres de la 

sinodalidad e ignorar la voz del 'sensus fidei' del pueblo de Dios. 


¿Por qué preguntamos esto? 

- Jesús trató a las mujeres como iguales y tuvo muchas discípulas 

- La "inferioridad natural" de la mujer es hoy totalmente inaceptable 

- Existe un apoyo mundial a la ordenación de mujeres 

- La Pontificia Comisión Bíblica (1976) no encontró nada en las Escrituras que impida 

la ordenación de mujeres 

- El tajante "no" de la Ordinatio Sacerdotalis (1994) se basa en el poder y no en las 

Escrituras. 


Ponemos nuestra petición ante usted, Papa Francisco, ya que es usted quien ha 

establecido una Iglesia sinodal que "camina unida", escucha y dialoga; y por lo tanto, 

invita a todas y todos a "hablar con valentía y franqueza" (documento preparatorio p. 

20). Es en este espíritu que hacemos nuestro llamamiento para que la posición de 

plena igualdad de las mujeres en la Iglesia se mantenga sobre la mesa para el Sínodo 

de 2024.


 

LAS MUJERES QUE ACUDIERON AL SEPULCRO


 Os adjuntamos unas imágenes de la última sesión del Club de lectura MUJERES BÍBLICAS que hemos realizado durante este curso 23-24 todos los últimos lunes de cada mes.



Nuestra cita con esta colección, la retomaremos el lunes 30 de septiembre con el título: La viuda pobre del templo. Su autora: Estela Aldave, nos acompañará. El Club de lectura San Pablo, continúa. Te esperamos.

Mujeres entre el anhelo y la acción. Filosofía y mística ante las crisis del siglo XIX


 

viernes, 7 de junio de 2024

IX SEMINARIO Mujeres en diálogo



 https://seminariomujeresendialogo.blogspot.com/


Os adjuntamos el enlace a todos los videos de las sesiones de este curso del Seminario Mujeres en diálogo.

domingo, 2 de junio de 2024

Nuestra opinión en TEM

 


Nuestra compañera Mabel intervino en directo en el programa TEM. 



Compañeras de La Revuelta del Sur

 

Nuestras compañeras del Sur, desde Antequera, nos envían estas instantáneas de su encuentro este fin de semana, el primero de junio. 


La Revuelta de Madrid con Palestina


 Muchos son los actos a los que hemos acudido en todas las ciudades y pueblos de nuestro país para visibilizar una de las guerras que asolan nuestro planeta. Las compañeras de Madrid, han querido sumarse a dichos actos con una performance que nos habla del dolor y del sinsentido. 




sábado, 1 de junio de 2024

Acto institucional de Caritas en el Día del Corpus






 



Nuestra compañera Mabel Ruiz compartió en el acto de campaña de Cáritas Diocesana "Construyendo juntos caminos de esperanza" la esperanza que el feminismo cristiano aporta a la Iglesia. 

jueves, 30 de mayo de 2024

Manos que acogen, dios madre y padre

Os animamos a observar las manos del padre que acoge. Mano de mujer y mano de hombre. Imagen del siglo XVII que nos habla de otras formas de expresar qué es Dios. 


Y así, bajo la forma de un viejo patriarca judío, emerge también un Dios maternal que recibe a su hijo en casa.

Ahora, cuando miro de nuevo al anciano de Rembrandt inclinándose sobre su hijo recién llegado y tocándole los hombros con las manos, empiezo a ver no sólo al padre que estrecha al hijo en sus brazos, sino a la madre que acaricia a su niño, le envuelve con el calor de su cuerpo, y le aprieta contra el vientre del que salió.

Así, el "regreso del hijo pródigo" se convierte en el regreso al vientre de Dios, el regreso a los orígenes mismos del ser y vuelve a hacerse eco de la exhortación de Jesús a Nicodemo a nacer de nuevo.

Ahora aprecio mucho más la enorme calma de este retrato de Dios. No hay sentimentalismo, ni romanticismo, ni se cuenta un simple cuento con final feliz. Lo que aquí veo es a Dios como madre, recibiendo en su vientre a aquél a quien hizo a su propia imagen. Los ojos casi ciegos, las manos, el manto, el cuerpo inclinado, todo recuerda al amor divino maternal, marcado por el dolor, el deseo, la esperanza y la espera sin fin.
Henri J. M. Nouwen
El regreso del hijo pródigo
Meditaciones ante un cuadro de Rembrandt.
Tradución de Isabel García de Alzuru
Ed. PPC






miércoles, 29 de mayo de 2024

La suegra de Pedro: tocada y levantada para el Reino

 






Reseña 8ª sesión del Club de lectura San Pablo sobre MUJERES BIBLICAS

 27 de mayo 2024

Un lunes más, nos hemos reunido este 27 de mayo en la librería San Pablo (Avda. César Augusto 103) entorno al libro “La suegra de Pedro”, de Carme Soto Varela

Estuvimos 25 personas, 22 mujeres y 3 hombres y nos alegramos mucho de que acudieran personas nuevas. Presentaron y dinamizaron la sesión Vicky Chía Azlor y Eva García Marquina, del grupo de Mujeres y Teología de Zaragoza. Gracias Vicky y Eva por vuestro trabajo y vuestra creatividad.

La narración aparece en Mateo (8, 14-15), Marcos (1, 29-34) y Lucas (4, 38-41). En ninguno de ellos tiene nombre la suegra de Pedro.

El de Mateo es un relato breve, directo, va al grano. En Marcos nos pone en contexto de dónde estaba Jesús, que venía de la Sinagoga,… “le cogió la mano y la levantó”… una metáfora de la resurrección. En Lucas, también nos pone en contexto y se puede interpretar la curación quizás como un exorcismo “Él se inclinó a la cabecera, increpó a la fiebre…”

Jesús la toca. Ahí está la mano que Dios nos da para que nos levantemos y nos pongamos a hacer reino. Vuelve a transgredir las normas: era sábado, entra en la habitación de una mujer, la toca. Y con ese gesto la convierte en referente, la pone en igualdad. Estaba apartada por la enfermedad y la vuelve a incluir.

Vemos la libertad de Jesús que, una vez más, se salta las normas y la reactiva en su misión. Ella estaba postrada, quizás podemos pensar que las fiebres nos quieren presentar un símbolo del peso que sobre la mujer ejerce la cultura patriarcal y el papel que se asignaba a las mujeres.

Los tres relatos terminan con que ella se puso a servirles. Nos chirría un poco estas palabras porque se han utilizado por el patriarcado para asignar a la mujer el papel de “servir” en las tareas domésticas. No con el significado de servir a la comunidad y a la evangelización en igualdad con los discípulos varones; en definitiva, el servicio entendido como discipulado.

También se da mucha importancia a “la casa” como punto de reunión y con todo lo que “se cuece” en ella. Esto sucedió en casa de la suegra de Pedro, no en la sinagoga. Jesús rompe las fronteras entre el espacio privado destinado a las mujeres frente al espacio público, como la sinagoga, más destinado a los hombres. 

Jesús abre la puerta a que seamos discípulas día a día, en lo cotidiano. No siempre se puede dejar todo, “deja a tu padre y a tu madre y sígueme...”

Nos animaron a escribir y compartir una palabra que resuma una situación en la que me he sentido “tocada” por Jesús y me ha sanado. El debate estuvo animado y hubo mucha participación. 

En el mes de junio, la última sesión de este curso, veremos el libro “Las mujeres que fueron al sepulcro”, de Ianire Angulo Ordorika.


lunes, 27 de mayo de 2024

Ecofeminismo y espiritualidad

 


El pasado sábado tuvimos una jornada de Espiritualidad Ecofeminista con Geraldina Céspedes. 

Estas son las imágenes del día. 

Gracias por organizarlo, gracias por participar. 

Sembramos.



NOTAS SOBRE LA JORNADA ECOFEMINISMO Y ESPIRITUALIDAD. 25 DE MAYO DE 2024


  1. Los previos:

En el mes de febrero se puso en contacto con nosotras la Delegación de Ecología integral, creada este curso en la diócesis de Zaragoza. Una de las líneas de trabajo que querían desarrollar era el ecofeminismo y entendían que en Mujeres y Teología podíamos conocer algo sobre el tema. Nos invitaron a una mesa de trabajo y allí surgió la idea de realizar una jornada que sirviera para dar a conocer el ecofeminismo y que fuera también una primera colaboración entre ambos grupos. 

En el grupo Mujeres y Teología pensamos que podíamos invitar a Geraldina Céspedes para que participara en la jornada, contando con la posibilidad de pudiera venir a Zaragoza ya que actualmente reside en Madrid. En ella encontramos una guía y acompañante en el proceso que habíamos iniciado. La disponibilidad de Geraldina fue total desde el primer momento,   ha habido en todo este periodo un constante intercambio de ideas y materiales con ella para ir dando forma y contenido a la actividad. 

La propia preparación de la jornada, con mucho tiempo por delante, ha sido un proceso de aprendizaje para nosotras, nos ha permitido leer y reflexionar sobre el tema particularmente a partir de las aportaciones que Geraldina viene haciendo desde hace años y de manera especial con su último libro publicado por la editorial PPC en 2021: "Ecofeminismo, teología saludable para la tierra y sus habitantes".  Este proceso ha resultado muy enriquecedor y el grupo coordinador de tres mujeres (dos de nuestro grupo y una de la delegación) hemos conseguido una fuerte cohesión, con muy buena sintonía y un estupendo ambiente de trabajo. Durante estos meses fuimos poco a poco ajustando los objetivos de la jornada, el marco y el programa. Esto se fue materializando en el cartel y la carta de presentación para la difusión; las hojas de trabajo en grupos para la mañana y los puntos de lectura que se repartieron por la tarde; en la preparación de la celebración: lecturas, cantos y materiales necesarios para poder llevarla a cabo. 

La jornada quedó establecida para el sábado 25 de mayo con un programa de mañana y tarde muy diversificado y que permitía diferentes niveles de participación. 

  1. Desarrollo de la Jornada:

Comenzamos a las 10 de la mañana en la Casa de la Iglesia con la presentación del tema por parte de Geraldina, un tema novedoso para muchas de nosotras que aúna feminismo y ecologismo y que critica tanto el orden capitalista como el sistema patriarcal.  Las reflexiones de Geraldina son claras, valientes y rigurosas;  se  anclan en un análisis de nuestro mundo que está contextualizado a partir de su propia experiencia con las comunidades de mujeres de Guatemala y Chiapas (la pobreza tiene nombre de mujer). Este aspecto vivencial fue una nota destacable de su primera intervención, la más formal y “académica”,  pero que consiguió romper los límites y dualismos entre ciencia y vida y trazó muchas pistas para seguir trabajando el resto de la jornada en una espiritualidad ecofeminista encarnada.  Desde este primer momento se puso de manifiesto que una conversión ecológica se queda coja sin una conversión ecofeminista.  

Después de una pausa para el café, la mañana continuó con el trabajo en grupos a partir de las palabras de Geraldina, compartiendo algunos fragmentos de sus textos, y terminó con una puesta en común de los eslóganes que cada grupo acordó y escribió en unas hojas de cartulina verde (recortadas como hojas de árbol) que iban a servir también de hilo conductor para una parte de la celebración de la tarde.  

A mediodía nos trasladamos al monasterio de las Canonesas del Santo Sepulcro donde compartimos la comida en el jardín, un auténtico oasis de paz; también hubo tiempo para la charla reposada, las bromas y chistes, el silencio. El café tertulia, con el que se inició propiamente el bloque de la tarde, fue otro momento de profundización en las claves de la espiritualidad ecofeminista de la mano de Geraldina: hoy no es posible hablar de una espiritualidad ni de una teología que ilumine el camino de la construcción de otro mundo sin el compromiso de responder a dos de los grandes clamores de nuestro tiempo, el grito de la tierra y el grito de las mujeres pobres de la tierra.

Después de comer, las compañeras de Dacapo nos trajeron café y  pastas y nos hablaron de su proyecto. También tuvimos tiempo para echar un vistazo a los materiales expuestos sobre ecofeminismo que nos prestó la biblioteca del Centro Municipal del Agua y Medio ambiente, junto con el libro de Geraldina, la encíclica Laudato Si’ y la exhortación apostólica Laudate Deum.

La jornada terminó con una celebración-acción de gracias en la iglesia del monasterio, a la que nos trasladamos a través del claustro siguiendo el ritual de la danza de los cuatro elementos, guiada por Geraldina. 

La celebración estuvo presidida, en el centro de la iglesia, por un árbol donde fuimos colgando las hojas que habíamos confeccionado por la mañana, de forma que nuestras reflexiones e intuiciones compartidas resonaran también en este ámbito orante. También, de nuevo, resonaron los ecos de Geraldina a modo de conclusiones de la jornada. Otro momento de gran valor simbólico fue el gesto de plantar semillas en unos vasitos con tierra ya que esta jornada estaba integrada en los actos de la semana LaudatoSi’ que este año tenía como lema “Semillas de Esperanza”. 


  1. Algunas conclusiones que podemos avanzar:

Por primera vez desde una instancia oficial del arzobispado (la Delegación de Ecología integral) se ha contado con la colaboración de Mujeres y Teología. La jornada tuvo una proyección en toda la iglesia diocesana, se difundió también a través de sus propios medios y estructuras y pudimos compartir con otras personas de fuera de nuestro grupo.

Se ha iniciado una línea de trabajo en la que podemos profundizar. Internamente, puede seguir siendo uno de los temas de estudio y reflexión compartida en nuestro grupo de cara al próximo curso. Externamente, la colaboración con la Delegación de Ecología integral en temas de común interés como este, nos parece que puede tener continuidad en el futuro.




domingo, 5 de mayo de 2024

Circulo Yadá


 

I Encuentro del Sur: Andalucía y Canarias


 

En Huesca


 Unas imágenes y un video del acto en Huesca, organizado por la Acción Católica en el que participamos junto a Pepa Torres.





Ella, la que tocó a Jesús

De la mano de nuestra compañera Olga, nos acercamos a la mujer que tocó a Jesús: la hemorroísa.

Como cada mes, desde septiembre, el lunes 29 de abril nos hemos reunido en el Club de lectura San Pablo, en la librería del mismo nombre (Avda. César Augusto 103).

Estuvimos 18 personas, 16 mujeres y 2 hombres, en torno al libro “La mujer que tocó a Jesús” de Elisa Estévez López. Hizo la presentación y condujo el debate Olga Pueyo, del grupo de Mujeres y Teología de Zaragoza.
La narración aparece en Mateo (9, 20-22), Lucas (8, 43-48) y en Marcos (5, 24-34). En los dos primeros no aparecen los diálogos, no se le da la palabra a la mujer. En Marcos, sí aparecen los diálogos, aunque la mujer no tiene nombre.

Olga nos encuadra los hechos que transcurren en Cafarnaúm ciudad muy cosmopolita al norte de Israel. Jesús andaba predicando por allí con sus discípulos, quizá un poco cansado con la sensación de que no le entendían o no le hacían caso.

Y aparece esta mujer sola, enferma desde hace 12 años, marginal; ella parte de un fracaso físico, emocional, económico. Se había gastado todos sus ahorros en intentar curarse … Reflexiona, se escucha, decide lo que quiere hacer y lo hace. Ha oído hablar de Jesús y confía. Se decide a tocarlo.
Jesús no la ve, no sabe lo que ha pasado. Nota una fuerza que ha salido de él. Entonces ve a la mujer y le dice: tu fe te ha sanado; vete en paz. No dice, “te he sanado”, la sanación viene de ella. 

No hay una llamada de Jesús, ella es la que toma la iniciativa representando el poder de los que no tienen poder. Él se siente tocado y lo necesita. Siente que alguien se le acerca con autenticidad.

Elisa Esteve va desgranando en la historia de esta testiga la apuesta por conjugar el “Y”, por re-significar, vincular lo diverso y subvertir dinámicas:

Vulnerabilidad Y fortaleza. Partiendo de una situación de total vulnerabilidad, la mujer emprende el camino buscando la sanación.

Sanada Y sanadora. La salud que recibe la mujer la convierte en agente de espacios de salud en la comunidad. Jesús le admite, le da permiso para incorporarse a su comunidad.

Soy yo Y no temo al Tú. Esta mujer se reconoció en sus capacidades, se “empoderó” y salió al encuentro de quien sabía que podía sanarla. Ella tomó la iniciativa en una autonomía
interdependiente con el Dios de la vida

Mujer Y ejemplaridad. Lejos de los estereotipos femeninos de debilidad, inconsciencia, irracionalidad, aparece con una gran lucidez, decidida, inteligente, fuerte…

Sencillez Y profundidad. Una historia que nos invita a ir más adentro de los datos y los hechos, a redefinir lo humano con nuevos parámetros. A afirmar el discipulado inclusivo en torno a la Mesa del Reino.

El debate estuvo animado y agradecimos a la Librería San Pablo, propiciar estos espacios de reflexión y conocimiento de las mujeres bíblicas.

La próxima sesión tendrá lugar el lunes 27 de mayo con el libro “La suegra de Pedro”, de Carmen
Soto Varela
Os esperamos

lunes, 29 de abril de 2024

REVISTA SORORIDAD DE MYT CIUDAD REAL


 Os adjuntamos el nuevo numero de la Revista Sororidad de nuestras compañeras de Mujeres y Teología de Ciudad Real.